INMIGRACIÓN EN ESPAÑA
INFORMACIÓN EN PORTADA
 
La sociedad española ante la inmigración: el debate entre la inquietud y la tolerancia

Los últimos sondeos revelan una creciente autopercepción de país próspero pero intolerante
 
¿Qué grado de tolerancia tienen a su juicio los españoles respecto a las costumbres de los extranjeros?
Mucho
Bastante
Poco
Nada
Ns/Nc
6,8%
36,1%
38,5%
10,1
8,6
La respuesta de la sociedad española al fenómeno de la inmigración ha experimentado cambios de relieve en la última década. Los sucesivos estudios de opinión han ido retratando una cada vez más asentada percepción de la llegada de extranjeros como problema. 
¿Qué grado de tolerancia tienen a su juicio los españoles respecto a las costumbres de los extranjeros?

Así se deduce de los últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas, que de forma periódica tratan de extraer una percepción aproximada de la opinión pública. El realizado en diciembre de 2000 revelaba que, pese a que la sociedad española se siente satisfecha con su nivel de vida, cada vez se percibe más a sí misma como racista e intolerante hacia las costumbres de los extranjeros. 

La principal diferencia respecto a sondeos similares realizados en 1994 es que ha disminuido en casi siete puntos el porcentaje de los que califican de racistas a los españoles. Por contra, aumenta muy significativamente el de quienes ven una España intolerante. 
¿Qué cree que ocurrirá dentro de cinco años con la llegada de inmigrantes a España?
 
¿Qué cree que ocurrirá dentro de cinco años con la llegada de inmigrantes a España?
Crecerá
Ni crecer ni disminuir
Disminuirá NS/Nc
85,5%
4,8%
3,2%
6,1%
La proporción de quienes ven racismo ha pasado del 56% en 1994 al 49,4% en diciembre de 2000. Hace seis años, el 35% encontraba poca o ninguna tolerancia respecto a las costumbres de extranjeros y otros grupos étnicos. Pero ahora ese porcentaje sube hasta el 48,6% (13,6 puntos más).

El Gobierno interpreta estos datos como una demostración de que el contacto real con el colectivo de inmigrantes ha crecido en poco tiempo, lo que puede explicar el repunte de la intolerancia y la opinión mayoritaria (un 85,5% de las personas consultadas) de que el número de inmigrantes tenderá a crecer en los próximos cinco años. 
 

Barómetro del CIS (febrero 2000) 

Una plasmación numérica similar arrojaba el mismo sondeo en febrero de 2000. En este caso, se profundizaba algo más en el análisis de cuestiones más concretas como la convivencia, la integración o las agresiones a los inmigrantes. Éstas son algunas de sus conclusiones más relevantes
 
La llegada de inmigrantes
Ataques a los inmigrantes
- El 84.2% opina que el número de extranjeros aumentará en los próximos años
- Un 43.4% considera que la inmigración es positiva para los países
- El 54,2% piensa que es un problema importante
- El 38.6% dice que son hechos aislados
- El 51,5% opina que el problema irá a más
- El 27% piensa que la escalada se parará
Legislación
Trato a los inmigrantes
- Un 36% de los encuestados opina que las leyes son tolerantes al regular la entrada y permanencia de los inmigrantes
- Un 64,7% cree que sólo se debería permitir la entrada cuando tienen un contrato de trabajo
- Un 94,87% se considera tolerante y opina que toda persona tiene derecho a vivir y trabajar en cualquier pas que no sea el suyo.
- Un 46.8% cree que los españoles actúan con desconfianza frente a los inmigrantes.

Matrimonio 

Las mayores reticencias ante el matrimonio de un hijo de los encuestados con un inmigrante aparecen en el caso de que éste sea de origen magrebí o del África negra, pero siguen siendo poco importantes, menos de un 23%. 

Educación, convivencia 

Un 93,7% no da importancia al hecho de que sus hijos compartan clase con niños de otros países o a vivir o trabajar con inmigrantes. 
 

Trabajo 

Casi un 50% opina que la intención última de los inmigrantes al venir a España es trabajar y quedarse a vivir aquí. En ese caso, están a favor de que tengan los mismos derechos que los españoles y que a la larga puedan conseguir la nacionalidad. 

Un 80% piensa que los inmigrantes de países poco desarrollados desempeñan los trabajos que los españoles no quieren y un 51,4% que incrementan la delicuencia. 
 

Un riesgo para la "raza", según los jóvenes españoles 

Según datos del Informe de Juventud en España 2000, elaborado por el Instituto de la Juventud, el 30% de los jóvenes de España considera que el fenómeno de la inmigración será, a la larga, "perjudicial para la raza". Otro 24% cree que tendrá efectos negativos en la moral y las costumbres españolas,. 

Estas cifras, sin embargo, han disminuido con respecto a la misma encuesta elaborada hace cinco años. En aquella época, más de la mitad de la población joven en este país se mostraba claramente racista. No obstante, los nuevos datos siguen siendo "preocupantes", según el director del estudio. 

La encuesta del Instituto de la Juventud se desarrolló del 15 de octubre al 15 de noviembre de 1999 entre 6.492 jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años. Sus resultados revelan cómo se han transformado las circunstancias familiares, educativas y laborales de la juventud española en los últimos cuatro años. 

Así, el estudio deja claro que las actitudes xenófobas y racistas de los jóvenes han disminuido. Un descenso que, sin embargo, no ha terminado con un fenómeno, que según el director del estudio, el sociólogo Manuel Martín Serrano, "es preocupante". 

En 1995 el 55% de los jóvenes consideraba que la inmigración, a la larga, sería "perjudicial a nivel racial". Hoy lo cree así el 30% de la población juvenil. Hace 5 años el 41% de los jóvenes pensaba que la inmigración tendría efectos negativos en la moral y la costumbre de los españoles. 

Ahora lo cree así un 24 %. La población comprendida entre 15 y 29 años es algo menos de la cuarta parte del total de habitantes de España. Hay actualmente 8.978.326 jóvenes, de los cuales 4.580.784 son hombres y 4.397.542 son mujeres. 

El estudio elaborado por el Instituto de la Juventud también pone de manifiesto los problemas a los que se enfrentan los jóvenes a la hora de emanciparse, generalmente relacionados con la falta de trabajo, la inestabilidad y la dificultad de tener una vivienda. 

Asimismo, indica que el reparto de la juventud en el territorio español es "asimétrico". Tres de cada cinco personas jóvenes residen en cuatro Comunidades. Andalucía (19,9%), Cataluña (14,7%) y Madrid (12,7%) suman casi la mitad de la población joven. La Comunidad Valenciana, con el 10,2% de la juventud también se sitúa por encima de la media.